Postgrado en Marketing Online Comunicación y marketing digital

Universitat Autònoma de Barcelona

¿Qué fuentes de adquisición de tráfico debemos considerar principalmente?

La respuesta a esta pregunta debe comenzar con un rotundo depende: depende de nuestro modelo de negocio, objetivos, estrategia, servicios que ofrecemos, etc. Lo que sí resulta indispensable es conocer las características principales de las diferentes fuentes de tráfico. Aquí van algunas ideas:

– SEO. El tráfico orgánico, o lo que es lo mismo, el tráfico procedente de buscadores que no es de pago, es el que nos ofrece un mayor potencial para conseguir volumen. No obstante, su principal problema es la incertidumbre. No existen reglas que aseguren este tráfico. Además, una vez obtenidos buenos resultados nadie nos asegura que podamos mantenerlos en la próxima actualización del algoritmo de Google.

Por otro lado hay que recordar que, aunque no requiere una inversión directa, sí tiene costes a diferentes niveles: recursos humanos, optimización SEO, máquinas, etc.

– Search PPC (pay per clic). Se refiere al tráfico pagado en buscadores. Nuestro presupuesto limitará el volumen de tráfico que podemos conseguir pero al mismo tiempo se trata de un tráfico garantizado. Además, ofrece una forma fiable de targetizar para que nuestros anuncios se muestren en determinadas localizaciones, plataformas, idiomas, horas del día… De este modo tenemos un mayor control de nuestras acciones, igual que controlamos las páginas de destino a las que queremos que llegue el tráfico. Todo ello nos permite articular estrategias postclic con mayor coherencia.

– Social Media. En redes sociales, igual que sucede en buscadores, podemos distinguir entre dos formas de captar tráfico. Por un lado podemos conseguirlo pagando, publicando anuncios en redes sociales o promocionando nuestros contenidos. Por otra parte están las técnicas de visibilidad habituales, básicamente relacionadas con el marketing de contenidos. No obstante hay que destacar que, aunque estos sitios tienen una gran capacidad de atraer usuarios, su capacidad de derivar tráfico a otros sitios web es mucho menor ya que son sistemas pensados para permanecer en ellos.

– Display. Numerosas webs comercializan espacio publicitario en forma de banners y otros formatos de display (skyscraper, interstitial…). Las campañas de display nos permiten distribuir impactos publicitarios en muchos sitios web. El principal problema es que combinan lo malo de Adwords (pagar) con lo malo del tráfico orgánico (incertidumbre.). Estos formatos se pagan a nivel de impresiones, no de clics, y su éxito depende del CTR, es decir, del porcentaje de usuarios que acaban haciendo clic. Normalmente esta cifra es muy baja (por debajo del 1%).

– Emailing. No podemos olvidar que el email es la herramienta de acceso a Internet con mayor penetración entre los usuarios. Es un canal que no debe olvidarse. El principal problema que tiene es su poca eficiencia: aunque es fácil enviar millones de emails, el porcentaje de personas que lo abren y hacen clic es escaso. Otro problema añadido es el gran nivel de saturación que hay en nuestras bandejas de entrada (de hecho, un exceso de utilización pueda acabar molestando a nuestros usuarios). Vamos, que también tenemos incertidumbre y se trata de algo bastante más complejo que un anuncio: requiere diseño y maquetación, tener un gestor de envío, optimizar la visualización en las diferentes cuentas de correo, minimizar el tiempo de carga de nuestra página…

Todo esto sin olvidar que, antes que nada, necesitamos el correo de la persona: para conseguirlo necesitaremos una buena estrategia (y acciones) o comprar bases de datos donde nos enfrentaremos a otros problemas como la fiabilidad.

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Alfredo Ruiz

Experto en estrategias de comunicación y contenidos para empresas y personas. Especializado en posicionamiento de marca, Content Marketing y mejora de Currículum. Autor de “Guapos y pobres” y otros libros inclasificables. Apasionado de la divulgación y la comunicación. Más sobre mí en www.madeinalf.com/home