Postgrado en Marketing Online Comunicación y marketing digital

Universitat Autònoma de Barcelona

El móvil se ha convertido en una segunda pantalla. ¿Qué implica para el usuario?

segunda pantalla

Hoy por hoy, la televisión está muy atrasada en comparación con la madurez de las infraestructuras de comunicaciones que tenemos. La mayor parte de nuestras relaciones se producen ahora por medio de un dispositivo digital, ya sea una conversación telefónica o un pequeño comentario en alguna red social. Sorprendentemente, los fabricantes de televisores no se han dado cuenta hasta hace poco del motivo por el que sus productos están perdiendo tracción. No es porque sea un aparato menos útil, sino porque la conversación entre los usuarios no se produce en la televisión. Dicha conversación es ahora muy importante y sucede en un dispositivo que es único para cada usuario, como un smartphone o una tablet.

Esto ha dado lugar al fenómeno de la segunda pantalla que responde fuertemente al diferente uso que el usuario da a cada dispositivo. Los dispositivos móviles se perciben como una fuente de información que probablemente nos ofrece los mejores resultados basados en nuestra localización (una pizza de una tienda cercana) y con mayores facilidades para refinar nuestras búsquedas, mientras que la televisión es un canal de entretenimiento por el cual recibimos contenido (el último episodio de la serie de moda). Es difícil creer que la televisión pueda sustituir a nuestros dispositivos móviles en referencia a las funcionalidades de obtención de información, ya que no deja de ser un dispositivo compartido, y nunca se centrará en satisfacer las necesidades más específicas de cada persona a cada momento.

En el lado positivo, la televisión se ha convertido en un gran canal para anunciar aplicaciones ya que éstas pueden instalarse al momento sin movernos del sofá. Este fenómeno no se daba, por ejemplo, con las aplicaciones para ordenadores de sobremesa, ya que la persona objetivo del anuncio tenía que recordar el nombre hasta el momento en que se encontrase frente del ordenador para descargarlo y posteriormente instalarlo. Es decir, el funnel tenía un paso con mucha fricción y en el que probablemente se perdía mucha gente incluso antes de la compra del producto.

La idea de la segunda pantalla, también permite a la televisión hacer programas que sean más interactivos y donde se pueda maximizar la participación del espectador. Si hace 5 años la regla era invitar a la audiencia a enviar mensajes o a hacer llamadas telefónicas, ahora se incentiva a la audiencia a difundir mensajes a través de redes sociales, lo que suele estimular a personas que potencialmente no están viendo el mismo programa, resultando en un incremento de la audiencia.

Finalmente, no sería sorprendente ver grandes desarrollos relacionados con la idea de la segunda pantalla en un futuro cercano, ya que se trata de un comportamiento de los usuarios que ha sido descubierto muy recientemente.

 

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Alfredo Ruiz

Experto en estrategias de comunicación y contenidos para empresas y personas. Especializado en posicionamiento de marca, Content Marketing y mejora de Currículum. Autor de “Guapos y pobres” y otros libros inclasificables. Apasionado de la divulgación y la comunicación. Más sobre mí en www.madeinalf.com/home


Danos tu opinión!

Danos tu opinión!

mensaje

name *

email *