Postgrado en Marketing Online Comunicación y marketing digital

Universitat Autònoma de Barcelona

¿Cuáles son las características principales del HTML?

HTML es un lenguaje de marcado que nos permite indicar la estructura de nuestro documento mediante etiquetas. Este lenguaje nos ofrece una gran adaptabilidad, una estructuración lógica y es fácil de interpre­tar tanto por humanos como por máquinas, ya que siguen un esquema de árbol donde existe un elemento raíz y donde el resto de etiquetas se insertan de manera lógica y estructurada. Además, se trata de un fichero de texto, y solo se necesita un editor como el bloc de notas para generar un documento HTML.

Todo lenguaje de marcado tiene una gramática que nos indica qué etiquetas se pueden utilizar, qué sig­nifican, cómo se relacionan entre ellas, etc. Es muy similar a las gramáticas de las lenguas humanas. Por ejemplo, la gramática española nos indica que un párrafo debe comenzar con mayúscula y finalizar con un punto y aparte. En HTML la gramática marca que un párrafo debe comenzar con la etiqueta <p> y finalizar con el cierre de la misma etiqueta (</p>). Las marcas de inicio y fin de párrafo son diferentes en castellano y en HTML, pero el significado es el mismo.

Otro aspecto que debemos cumplir si utilizamos HTML es la división de la información en dos bloques: la cabecera (head) y el cuerpo (body). La división de esta información es fácil de entender si lo comparamos con un libro, donde la información técnica (título, editorial, etc.) se encuentra en las primeras páginas.

En el caso del HTML reproducimos este mismo esquema, incluyendo el contenido en el body y los datos técnicos en la cabecera. En este sentido hay que destacar la etiqueta DOCTYPE, que nos indica qué tipo de gramática estamos utilizando: sería el equivalente a indicarle al navegador si hablamos en castellano o inglés.

Por ejemplo, en la cabecera se puede encontrar:

Información contextual de la página. Estos metadatos nos permiten indicar información que puede no quedar clara en el contenido. Por ejemplo, indicar el idioma permite a un navegador de voz (para inviden­ tes) cambiar la pronunciación para leer correctamente el contenido.

Referencia a otros ficheros. Todos aquellos recursos que necesite nuestra página deben estar referen­ciados desde la cabecera. Por ejemplo, archivos de CSS y JavaScript, el icono de la barra de direcciones, etc.

Scripts y estilos. Si estos no se definen en un fichero independiente, se incluyen en la sección de cabece­ra para que estén disponibles en todo el documento y no tener que repetirlos.

Por otro lado, en el cuerpo se encuentra todo el contenido de la página, desde el texto a las imágenes, pa­sando por vídeos, enlaces, etc. Este contenido debe estar estructurado en diferentes secciones y marcado correctamente.

Por ejemplo, como decíamos antes, un párrafo se marca con una etiqueta <p>. Otro ejemplo podría ser la relación semántica que existe en un conjunto de puntos que forman una lista. En este caso se marcarían con las etiquetas <ul> o <ol> (unordered list u ordered list) dependiendo de cómo queramos establecer esta relación.

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Alfredo Ruiz

Experto en estrategias de comunicación y contenidos para empresas y personas. Especializado en posicionamiento de marca, Content Marketing y mejora de Currículum. Autor de “Guapos y pobres” y otros libros inclasificables. Apasionado de la divulgación y la comunicación. Más sobre mí en www.madeinalf.com/home


1 comment