Postgrado en Marketing Online Comunicación y marketing digital

Universitat Autònoma de Barcelona

¿Cuál es la diferencia entre un hub y un líder de opinión?

Un hub es un nodo de una red de comunicaciones por el que pasa gran parte de tráfico, algo que es fácilmente detectable y medible. En este sentido, un usuario de Twitter con muchos seguidores (y que genere tráfico) constituye un hub. No obstante, es importante tener en cuenta que el término no sólo se aplica a la World Wide Web: así, un aeropuerto que permite muchas escalas (como London Heathrow o Dubai Inter- national Airport) se considera un hub. Por otro lado, en el estudio de la transmisión de una enfermedad contagiosa, una escuela de primaria es un hub, pues muchos niños se reúnen allí y facilitan la transmisión de la enfermedad, etc.

Sin embargo, ser un hub no garantiza que los contenidos que alguien genere en Internet sean relevantes. Puede haber un usuario de Twitter que tenga muchos seguidores, por ejemplo, porque se trata de alguien famoso, pero si nunca publica nada su función de hub es meramente formal.

En cambio un líder de opinión es alguien que tiene una opinión razonada sobre un tema y al que se le presupone cierta influencia. Puede ser alguien conocido mediáticamente o ese amigo experto en automóviles que te aconseja cuando quieres comprarte uno. Siguiendo esta premisa, un líder de opinión puede tener poca presencia en Internet y por tanto no es necesario que sea una gran generador de tráfico (quizás su capacidad de influencia la ejerza enviando tan solo un email).

Es importante matizar la diferencia porque a menudo se confunden. Es obvio que pueden resultar sinónimos (un líder de opinión que genera mucho tráfico) pero cada vez tienden a separarse más para no caer en malos entendidos. La típica web basada en agregar información de terceros puede ser una gran generadora de tráfico pero no ejercer como líder de opinión: de hecho, ¡ni tan siquiera tiene opinión propia!

También solemos relacionar la idea líder de opinión con un nicho específico. En este contexto, puede que tenga pocos seguidores, pero muy especializados y relevantes. Un ejemplo sería un personaje como Nate Silver que se ha especializado en análisis tipo big data de las elecciones en Estados Unidos y que ha sido capaz de predecir los resultados de varias elecciones.

Finalmente, está la idea de ser líder de opinión para unos pocos. En su famoso artículo 1.000 true fans, Kevin Kelly argumenta que para ser relevante en Internet no es obligatorio tener millones de seguidores. Es mucho mejor tener 1.000 fans que realmente valoran lo que haces y están dispuestos a pagar algo por ello.

Siguiendo este razonamiento, para vivir de la literatura no hace falta ser un creador de best-sellers como Stephen King. Solo necesitamos encontrar 1.000 personas dispuestas a pagar 10€ por una copia digital de cada novela que escribamos.

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Alfredo Ruiz

Experto en estrategias de comunicación y contenidos para empresas y personas. Especializado en posicionamiento de marca, Content Marketing y mejora de Currículum. Autor de “Guapos y pobres” y otros libros inclasificables. Apasionado de la divulgación y la comunicación. Más sobre mí en www.madeinalf.com/home


Danos tu opinión!

Danos tu opinión!

mensaje

name *

email *