Postgrado en Marketing Online Comunicación y marketing digital

Universitat Autònoma de Barcelona

¿Cómo ha evolucionado el algoritmo de Google?

En el principio fue el link. Inicialmente la clave para valorar la importancia de una página web eran los enlaces que dirigían a ella. La lógica es aplastante: cada link es una recomendación, que tiene un valor mayor o menor en función del recomendador (cuánto más recomendado sea el recomendador, mayor es el valor de su recomendación). Esta información se junta con la del title de la página, que es la etiqueta que describe el contenido que hay en ella. En Wikipedia encontrarás una explicación detallada del primer algoritmo de Google. Matt Cutts lo explica muy bien en este vídeo.

Sin embargo, hoy hemos pasado de tener dos factores que influyen en el posicionamiento a tener más de 200. ¿Cuáles son esos factores? Una de las fuentes de referencia para conocerlos es el ranking de facto- res de posicionamiento de Moz, que se basa en una encuesta a numerosos especialistas sobre el tema. Ciertamente, Google cada día analiza más cosas porque intenta leer cada web como lo haría un humano (o incluso mejor). Cuanto más compleja es la mirada de Google, mejor cumple su cometido de ofrecer resultados de búsqueda pertinentes al tiempo que hace más difícil falsear el posicionamiento de una web.

Pero, ¿qué factores aumentarán de importancia en el futuro? Parece que decrece la importancia de los backlinks (links externos), a la par que crecen en su importancia nuevos factores como:

– Las métricas sociales de una página.

– Las métricas sobre la marca de un dominio.

– Las métricas no relacionadas con keywords de una página.

– Las métricas de tráfico desde la página de resultados de Google (SERP).

En resumen: Google sigue teniendo en cuenta los links (pero menos) y sigue valorando la optimización de palabras clave. Sin embargo, ahora, además cuenta lo que se dice de nosotros en redes sociales, lo que se dice de nuestra marca o dominio en la Red y lo que hacen los usuarios cuando aparecemos en los resultados de Google (si clicamos o no en un resultado, cuánto tardamos en volver atrás, etc.). Tampoco hay que olvidar factores relacionados con la satisfacción de usuario como la velocidad de carga.

¿Por qué esa proliferación de factores? Cuánto más tráfico controla Google, mayor es la tentación de los editores web para hacer lo que sea para aparecer bien posicionados en sus búsquedas y así lograr cantidades ingentes de tráfico. De ahí que Google complique su algoritmo: debe preservar la garantía de ofrecer resultados que satisfagan a sus usuarios: Panda, Penguin, Hummingbird y el Not provided son magníficos ejemplos de ello.

Las últimas evoluciones del algoritmo de Google se caracterizan todas por una constante invitación a los editores web a focalizar sus esfuerzos en el usuario y no en el buscador. Algunos de estos updates (Panda, Penguin) están orientados a castigar a los malvados (los que quieren engañar a Google, o vivir a costa de él); otros (Hummingbird, Not provided) van más allá: pretenden que los editores bien intencionados se centren en sus usuarios, y no en contentar a Google.

Moraleja: la mejor manera de conseguir que Google nos recomiende es hacer buenas webs que sean recomendables. If you want to please Google with your SEO, then forget about SEO.

* Más información del Postgrado en Comunicación y Marketing Digital

Alfredo Ruiz

Experto en estrategias de comunicación y contenidos para empresas y personas. Especializado en posicionamiento de marca, Content Marketing y mejora de Currículum. Autor de “Guapos y pobres” y otros libros inclasificables. Apasionado de la divulgación y la comunicación. Más sobre mí en www.madeinalf.com/home


Danos tu opinión!

Danos tu opinión!

mensaje

name *

email *